Lunes 26 de Diciembre de 2005

Especial Premios Goya, XX edición. Nominaciones (II). Obaba de Montxo Armendáriz.

Año

2005

Nacionalidad

España-Alemania

Estreno

16-09-2005

Género

Drama

Duración

117 m.

T. original

Obaba

Dirección

Montxo Armendáriz

Intérpretes

Pilar López de Ayala (Maestra)

 

Juan Diego Botto (Miguel)

 

Bárbara Lennie (Lourdes)

 

Eduard Fernández (Lucas)

 

Peter Lohmeyer (Ingeniero)

Guión

Montxo Armendáriz

Fotografía

Javier Aguirresarobe

Música

Xavier Capellas

Montaje

Rori Sáinz de Rozas

Producción

Oria Films /Pandora Film/Neue Impuls Film

«Obaba», nominada para diez candidaturas, es la adaptación 'infiel en la estructura pero fiel en el espíritu' de la novela sobre la que se inspira, Obabakoak, el libro de relatos y primera obra escrita íntegramente en euskera por del escritor vasco Bernardo Atxaga en 1988, con la que consiguió el Premio Nacional de Literatura un año después. Se ha dicho de ella que  'acaricia la condición de obra maestra, y no sólo es, hasta la fecha, la gran película española del año, sino una de las mejores de los últimos 20 o 30' . [Manuel Hidalgo. El misterio de los lagartos y otros misterios sin resolver. El Mundo, 17 de septiembre de 2005].

Una película cargada de simbolismo vasco que indaga en la naturaleza del misterio. A Montxo Armendáriz (Olleta, Navarra, 1949) lo que más le preocupaba a la hora de llevar al cine Obabakoak era la opinión de su autor. Se sintió aliviado al ver que Atxaga salió 'contento' tras ver la película que inauguró en septiembre, el 53º Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Tenía claro el realizador navarro que lo más difícil, pero a la vez lo más importante de la adaptación, era la búsqueda y el encuentro de esos misterios literarios y mágicos creados por Atxaga. 'Por supuesto que me interesa mucho la opinión de los lectores de Obabakoak, aunque cada uno de ellos puede coincidir o no con la versión cinematográfica, pero mi reto principal era que el autor de ese mundo, de esos lugares, de esas criaturas, de esos sentimientos viera el espíritu de su libro reflejado en la película'.


?La naturaleza del misterio no se domina, se puede ir detrás de ella, pero nunca se alcanza? -Montxo Armendáriz-   

La opinión del Autor.

Cuenta Atxaga sobre la soledad: ?Encontré una definición de la soledad en un pueblecito de Castilla, cuando fui a pedir un despertador a mi vecino de entonces, un anciano viudo y sin familia. '¡Pero, cómo! ¿No tienes despertador?', exclamó él atónito. Entró rápidamente en casa y volvió con un aparato grande y de color plateado. Dijo entonces, poniéndomelo en las manos: '¡Amigo, cómprate un despertador! ¿No ves que hace mucha compañía?' Esta vez fui yo el que se quedó atónito. Su percepción me pareció extrañamente poética. Pensé que, de haberla descrito para un diccionario, el anciano se hubiese expresado más o menos así: 'Soledad: situación en la que hasta el tic-tac de un reloj se convierte en compañía. Sentimiento de quienes se hallan en tal circunstancia'. Dejé constancia de la conversación en Obabakoak.?

Sí, Atxaga está contento...  ?También en la película de Montxo Armendáriz aparece un despertador, un aparato igual de grande y de plateado que el que me prestó mi vecino. Lo tiene la maestra en una de las habitaciones de su casa, y marca las horas de un invierno de nieve y frío, cuando todos en Obabá se sienten solos y ella, la maestra que nunca recibe cartas, más que nadie. Cuando lo vi en la pantalla, supe que, efectivamente, tal como me habían dicho los admiradores de Tasio o de Silencio roto, Armendáriz era el director que mi libro necesitaba. Alguien ajeno al espíritu de sus páginas no se habría percatado del detalle del despertador, como tampoco de la importancia de la estufa en la jerarquía de la escuela o de la rara presencia de los lagartos. Lo dije el día del estreno y lo repito ahora: es una verdadera felicidad encontrarse entre amigos. Y son amigos los que tienen afinidad con nosotros y, entre mil detalles, valoran y eligen los que nos parecen más importantes.[...] Aunque sólo sea por una cosa entre tantas, me siento orgulloso de que el nombre de Obaba crezca y se multiplique gracias al cine'. Dice Atxaga. ?Tengo la misma sensación que cuando un poema mío se convierte en canción y lo oigo en la radio cuando voy en el coche. Montxo ha convertido ese mundo tan personal mío en algo diferente, tangible. Es como un círculo que se va creando y cerrando al mismo tiempo. He oído cómo habla la maestra de Obaba, he escuchado la voz del ingeniero alemán. Cuando vi por primera vez la película seguía estando en Obaba. No encontré ninguna diferencia entre lo que veía y lo que yo tenía en mi cabeza', aseguró el escritor vasco, que se arregla la camisa y la chaqueta para la fotografía.


Bernardo Atxaga (a la izquierda) y Montxo Armendáriz, en San Sebastián.

 

La visión del Director.

En la película, con guión del propio Armendáriz y fotografía de Javier Aguirresarobe, se emplean solamente ocho de los 28 relatos de la obra original de Atxaga, para hacer un collage mezclando personajes de unos y otros. La llegada al pueblo de Lourdes (Bárbara Lennie [nominada como mejor actriz revelación]), una estudiante de cine que viaja con una cámara de vídeo para realizar un trabajo, es el recurso visual de unión de los relatos de la obra -que en Obabakoak se realiza a través de una reflexión literaria-. Lo que más le costó al realizador fue la elección de los relatos -'diferentes e independientes pero cosidos por un hilo invisible'- que incluiría en su película. En la película hay 'thriller', historia de amor, misterio... un microcosmos del mundo, que habla de muchas parcelas de la condición humana. ?Yo quería un puzzle de vidas, de géneros, de formas de ser, que fueran el reflejo del mundo. Es la metáfora que es Obaba. Y en este sentido es muy diferente a lo que he hecho hasta ahora. Además, cada historia tiene un tratamiento diferente, diferente textura cinematográfica, diferente música, diferente planificación.?


Pilar López de Ayala como la Maestra de Obaba.

Hubo dos que desde el principio tuvo claro que no podían faltar en la adaptación: el de la maestra (que interpreta Pilar López de Ayala), una mujer solitaria y romántica, y el del ingeniero alemán (Peter Lohmeyer), trasladado desde Hamburgo a ese mundo cerrado de Obaba.


Peter Lohmeyer como el ingeniero alemán, agnóstico y de origen judío.

?La soledad, la identidad personal y cultural, la violencia, la reflexión sobre la creación literaria... estaban presentes en todas las historias. A mi me interesaba extraer todos esos temas y, en función de ellos, busqué los relatos que mejor se adaptaban. En el relato de la maestra, por ejemplo, está la soledad y la historia de amor. En el de Esteban (niño: Ryan Cameron; adulto: Lluís Homar) hay un poco de amor, pero sobre todo está la búsqueda de la identidad personal y del desarraigo...?

El cineasta navarro recién llegado de Nueva York se mostró pragmático y exultante a la hora de valorar las 10 candidaturas obtenidas por Obaba. 'Es un reconocimiento a todo el equipo y espero obtener un empujón significativo a la taquilla, porque en el cine español no hay dinero para promoción, y los premios sirven justo para eso'. Obaba ha sido vista hasta ahora por medio millón de personas. Asimismo subrayó que las candidaturas a mejor película muestran 'el abanico de géneros y estilos del cine español'.

Las nominaciones.

Las diez opciones que tendrá la cinta de Armendáriz de llevarse un busto de pintor aragonés a casa el próximo 29 de enero de 2006.

Mejor película (Oria Films /Pandora Film/Neue Impuls Film) compite con «7 Vírgenes», «La vida secreta de las palabras» y «Princesas».

Mejor dirección (Montxo Armendáriz) ? en la palestra con A. Rodríguez por «7 vírgenes», B. Zambrano por «Habana Blues» e I. Coixet por «La vida secreta de las palabras»

Mejor actriz de reparto - Pilar López de Ayala. Madrileña nominada como mejor actriz revelación a los premios Goya del año 2000 por su papel en la comedia nostálgica Besos para todos, de Jaime Chavarri. Consiguió la Concha de Plata en el Festival de San Sebastián (2001) y el premio Goya a la mejor actriz de reparto (2002), por su trabajo en Juana la Loca de Vicente Aranda. A sus 26 años confiesa: 'No me gusta ver mis películas, siempre me saco defectos, me pongo muy exigente conmigo misma y prefiero no verlas'.

Mejor actriz revelación - Bárbara Lennie, descubierta en Más pena que Gloria, de Víctor García León tiene ?un rostro luminoso y limpísimo que, para colmo, vocaliza de maravilla?.

Mejor fotografía - Javier Aguirresarobe, quizás el mejor director de fotografía de la actualidad en España y uno de los grandes en Europa gracias en parte a su experimentación con las luces y las sombras. Ausencia de luz y dominio del claroscuro son características principales de sus trabajos. Es 'En el umbral de la oscuridad' [libro de J.Angulo et al dedicado a Javier], el terreno donde se desenvuelve mejor y por ello está presente en gran parte de sus trabajos. Es un clásico en los premios GOYA del cine español consiguiendo cinco estatuíllas por Beltenebros, Antártida, El perro del Hortelano, Los otros  y Soldados de Salamina.


Javier Aguirresarobe

Mejores efectos especiales (Reyes Abades & Chema Remacha & Alberto Esteban & Pablo Urrutia). La empresa de efectos especiales de Reyes Abades posee 6 premios Goya (Ay Carmela, Beltenebros, Días contados, El día de la Bestia, Tierra y La mesa del Rey Salomón) y 25 nominaciones, la última fue en 2003 por los efectos especiales de la película Guerreros, de Daniel Calparsoro, sobre la guerra en Kosovo. Este año vuelve a la arena con Obaba.

Mejor sonido -Carlos Bonmatí, Alfonso Pino y Pelayo Gutiérrez- compiten al mejor  microfonista, ?percha? o sonido directo

Mejor guión adaptado -Montxo Armendáriz-, cuya adaptación ya ha sido comentada.

Mejor dirección artística -Julio Esteban y Julio Torrecilla- Conocida en España como escenografía, es ?el espacio donde transcurre el tiempo del film?. Las localizaciones, los decorados y escenarios, y también la ?decoración de los actores? (vestuario, maquillaje,  peluquería) son de hecho la manera de representar la realidad interna del guión, y responsabilidad última de la dirección artística, parte indisoluble de la propia narración de la película.

Mejor dirección de producción -Puy Oria-. Oria Films se constituye como productora de cine en 1999.  Compite con Ernesto Chao & Eduardo Santana, por Habana Blues; con Esther García, por La vida secreta de laspalabras y con Tino Pont, por Camarón.

Se rueda... Silencio!... Cámara!... ¡Acción!...

 


Escena del filme. Lourdes trata de atrapar un momento del pueblo (Fotografía de José Luis López de Zubiría).

Lourdes emprende un viaje hacia los territorios de Obaba. Quisiera captar el presente, mostrarlo tal como es; pero Obaba no es el lugar que Lourdes ha imaginado, quienes viven allí, pertenecen  un mundo pasado del que no pueden ?o no quieren? escapar. La película, rodada en su mayoría Uztárroz, y también Isaba, Roncal y Otxagabía pueblos del hermoso Valle del Roncal del pirineo navarro, recorre Obaba un pueblo cerrado y algo hostil donde se conforma un universo construido con espejos y reflejos. Es una película rara, difícil de clasificar, que no deja indiferente.

?¿Por qué va Lourdes a Obaba? ¿Por qué recorre sus calles con una cámara de video grabando cuanto ve? Posiblemente, -tantea Armendáriz- el espectador se plantee estas y otras cuestiones durante la primera mitad de la película. Es parte del juego, de la historia de Lourdes, que transita por los personajes y la geografía de Obaba sin que el espectador conozca la razón o el motivo de su proceder, aunque tal vez los pueda intuir. Esta ausencia de información ?premeditada? es parte del misterio que rodea a Lourdes, un misterio donde la casualidad o quizá el destino ?al igual que en el resto de historias? juegan un papel importante'. Así reflexiona el cineasta sobre su personaje. ?Tiene Lourdes la seguridad de los inconscientes, la confianza de los que todavía no se conocen a sí mismos, la firmeza de quien carece de responsabilidad. Tiene Lourdes la risa fácil y la mirada limpia, porque está en el umbral de la vida, porque aún no conoce el dolor, ni el miedo, ni el llanto. Su viaje a Obaba le abre las puertas de otra realidad, de otras vidas, de otras gentes. Y a través de ellas descubre el amor, la amistad, la envidia, la soledad, la violencia. También descubre el temor ante lo desconocido, el misterio de lo inaccesible. Porque el conocimiento no es lineal ni transparente, y muchas veces genera incertidumbre, dudas, angustia y dolor. Por ello, después de su viaje a Obaba, Lourdes ya no es la misma. Algo se mueve en su interior ?¿un lagarto??, algo está cambiando, y Lourdes se enfrenta a un nuevo futuro, a un nueva forma de entender la vida. Todavía hay misterios, hechos, circunstancias que Lourdes no comprende, pero sigue adelante. Y de la misma forma que el conocimiento de otras vidas modificaron la suya, Lourdes envía una carta en un sobre de color crema a Esteban. Una carta que Esteban espera desde hace años y que, posiblemente, también cambie el rumbo de su vida. Son pequeños actos, pequeños detalles, unas veces imperceptibles, otras misteriosos ?¿producto del azar, o tal vez del destino??, que determinan el sentido de nuestra existencia.?


Juan Diego Botto -Miguel- (Fotografía de José Luis López de Zubiría).

Fragmentos de unas vidas que provocan pasiones, envidias y violencia, y que suscitan unos sentimientos que la terminan cambiando en su intento de reconstruir un mosaico que dé sentido a sus vidas y que le permita atrapar la realidad con su cámara de vídeo. Pero siempre hay algo que falta, que se escapa, que no se alcanza a comprender. Como el misterioso comportamiento de otros habitantes de Obaba, personajes poco conspicuos y en peligro de extinción como los lagartos,  componentes de muchos textos de tradición oral, reflejo y símbolo de tantos miedos infantiles. 'El lagarto como personaje es muy importante en el libro. En la zona hay muchos lagartos o dragones y para mí son el símbolo de cómo algo externo se puede introducir en tu interior y ser capaz de cambiar aquello más íntimo de tu mente', explica el autor. Aunque los lagartos de Obaba hayan sido creados en 3D y sólo dos de ellos sean reales, es lo mismo; son uno más de los símbolos visuales de ese viaje entre la literatura y el cine que han hecho juntos Atxaga y Armendáriz.

Obaba ha sido seleccionada para representar a la industria del cine español en la próxima entrega de los Oscar que se celebrará el 31 de enero de 2006.

Publicidad

Respuestas

Aún sin respuestas.

Publique un comentario