Martes 07 de Febrero de 2006

Vacaciones

Quien antes, quien después, todos esperan que llegue el momento más deseado, sí, las vacaciones.
Vuelto tema recurrente durante varios meses al año, llega el día en que "por fin me toca a mí".
Con ideas diferentes, y planes con menor o mayor grado de organización cada cual destinará a sus días de libertad condicional un objetivo más o menos específico.
Así, con sólo andar un rato por la calle, en la mesa familiar, en la charla de oficina, en la reunión con amigos, en época de vacaciones nunca falta el comentario por lo demás bastante típico, ejemplos a saber:
- ¡Me voy dormir todo!
- ¡Va a ser un descontrol!
- Vamos para descansar.
- Quiero un poco de tranquilidad, estoy cansado de correr todo el día.
 

 
Además están quienes, no tan felices, destinarán esos días para hacer las cosas que no pudieron hacer por tener otras ocupaciones, y así la lista puede incluir preparar un examen con tranquilidad, pintar la casa, arreglar el auto, ponerse unas siliconas, y demás.
Es que hay para todos los gustos y disgustos, porque también encontramos el caso de aquel que estuvo esperando durante meses el preciado momento, y que al regreso relata con una mueca que se va torciendo involuntariamente, que llovió casi todo el tiempo, que se le rompió el auto y tuvo que volver en grúa, que el omnibus se descompuso y llegó con siete horas de demora, que fue un embole, o que se enfermó durante todo el viaje y pasó los días en una confortable cama de hospital. ¡Pero qué lindo!
 

 
Y hablando de cosas lindas, qué gran momento el de armar la valija, corriendo de un lado para otro, tachando los ítems de una lista, que por momentos nunca parece completa, saliendo a comprar el bronceador a último momento,  buscando el bolso o la malla que no recordamos donde pusimos el año pasado, y no hay forma, no aparece.
Pero más lindo todavía es llegar y darse cuenta de que algo importante de la lista quedó en casa, esperando nuestra vuelta.
¡Y la vuelta! Un tema casi deprimente, o tal vez no, pero eso ya es parte de otra historia...
Au revoir!
 

 

Artículos anteriores del autor

Publicidad

Respuestas

Aún sin respuestas.

Publique un comentario