Jueves 15 de Junio de 2006

Un buda*

Tomás, hijo de desaparecidos, pierde a sus padres delante de sus ojos a la edad de cuatro años.
Pierde a su hermano, que se atrinchera tras la racionalidad para no sentir.
Pierde a su abuela también durante su búsqueda y hasta en algún momento se llega a temer que perderá incluso su vida.
¿Qué es lo que lo hace seguir?
Tomás es "un gran santo" dice su novia, único ser que parece comprenderlo, o que al menos lo intenta.
Ella también lo busca, aunque estar con él no sea fácil, según sus palabras; es que no le gusta salir, no le gusta ir a bailar, no habla, no le interesa el sexo. Y a pesar de todo, ella lo sigue buscando.
Ella, su conexión con la vida, con el mundo, y de los demás con su ser.
Él también la conecta, a su interior, a su paz, la alienta a que además de buscarlo a él, se busque a sí misma, la invita.
Pero Tomás, meditando, en su silencio, tan metido está buscando en su interior, que se "desencuentra" con quien quiere que sea su maestro.
Éste lo interpela, lo hace reaccionar hasta enojarse, lo hace "vivir", refuerza la conexión.
No valía refugiarse en la devoción, paradójicamente refugiarse en la búsqueda para no encontrarse. ¡Piedra libre para Tomás!
Y así empieza a encontrar algo, cuando empieza a vivir, a sentir, a hacer.
Encuentra que hay gente a su alrededor, y que no le arrebataron a todos a sus cuatro años.
Encuentra a un hermano, que también empieza a encontrarse, y que vuelve a tomarlo de la mano como aquella trágica vez hace tanto tiempo, quizá ya no sólo para sostenerlo, sino para andar el camino juntos, y junto a aquellos que se van sumando para acompañarlos, y aquellos que acompañan desde lugares invisibles, impensables, desde lazos que perduran a pesar del tiempo, del dolor, a través del amor.
Porque como decía el maestro, el amor es lo que salva.
 
 
 
-------------------------------
* Un buda. Diego Rafecas. Argentina. 2005

Artículos anteriores del autor

Publicidad

Respuestas

07 Julio 2006 - 20:17
Enviar un email Exidor

Es una linda peli; sencilla pero bien hecha y deja cierto calorcito en el alma. Saludos.

07 Noviembre 2006 - 09:57
Enviar un email El tonto del bote

"Tomás, hijo de desaparecidos, pierde a sus padres delante de sus ojos a la edad de cuatro años" Si es hijo de desaparecidos, ¿cómo "pierde" a sus padres delante de sus ojos?

Publique un comentario